es bueno dios cuando va mal

¿Es Dios Bueno Cuando la Vida No Lo Es?

¿Es Dios bueno cuando el resultado no lo es? ¿Durante la hambruna, así como durante una fiesta?

En algún momento todos estamos en esta intersección.

¿Es Dios bueno cuando el resultado no lo es? ¿Durante la hambruna, así como la fiesta? En algún momento todos estamos en esta intersección. La respuesta definitiva viene en la persona de Jesucristo. Es la única foto de Dios que ha tomado. ¿Quieres saber la respuesta más clara del cielo a la pregunta del sufrimiento? Mira a Jesús.

Jesús sintió dolor

Apretó los dedos en la llaga del leproso. Sintió las lágrimas de la mujer pecadora que lloró. Inclinó la oreja al llanto de los hambrientos. Lloró a la muerte de un amigo. Detuvo su trabajo para atender las necesidades de una madre afligida.

No retrocede, corre ni se retira al ver el dolor. Todo lo contrario. No caminó por la tierra en una burbuja aislada ni predicó desde una isla aislada, libre de gérmenes y sin dolor. Tomó su propia medicina. Jugó según sus propias reglas. ¿Irritaciones triviales de la vida familiar? Jesús los sintió.

¿Acusaciones crueles de hombres celosos? Jesús conocía su destino. ¿Una muerte aparentemente sin sentido? Mira la cruz. No nos dice nada que no se haya experimentado a sí mismo.

¿Por qué? Porque es bueno.

Dios nos debe más explicaciones que esta. Además, si diera uno, ¿qué nos hace pensar que lo entenderíamos? ¿Podría el problema ser menos el plan de Dios y más nuestra perspectiva limitada? De toda su creación, ¿cuánto hemos visto? Y de todo su trabajo, ¿cuánto entendemos? Solo una astilla. Una mirilla de puerta. ¿Es posible que exista alguna explicación para el sufrimiento de la que no sabemos nada en absoluto?

¿Y es posible que la maravilla del cielo haga de la vida más difícil una buena ganga? Esta era la opinión de Pablo. «Nuestra luz y nuestros problemas momentáneos están logrando para nosotros una gloria eterna que supera con creces a todos» (2 Corintios 4:17 NIV).

El dolor no durará para siempre

Supongamos que te invité a experimentar el día de tus sueños. Veinticuatro horas en una isla paradisíaca con su gente favorita, comida y actividades. La única estipulación: un milisegundo de molestia. Por razones que elijo no explicar, tendrá que comenzar el día con el milisegundo de angustia.

¿Aceptarías mi oferta? Creo que sí. Una fracción de segundo no es nada comparado con veinticuatro horas. En el reloj de Dios estás en medio de tu milisegundo. En comparación con la eternidad, ¿qué es setenta, ochenta, noventa años? Solo un vapor. Solo un chasquido comparado con el cielo.

Tu dolor no durará para siempre, pero lo harás. «Todo lo que tengamos que pasar ahora es menos que nada comparado con el magnífico futuro que Dios tiene reservado para nosotros» (Romanos 8:18, Phillips).

Lo que viene dará sentido a lo que está sucediendo ahora. Deja que Dios termine su obra. Deja que el compositor complete su sinfonía. El pronóstico es simple. Buenos días. Malos días. Pero Dios está en todos los días. Es el Señor de la hambruna y de la fiesta, y usa ambos para cumplir su voluntad.