encontrar a jesus en orfanato

Cómo Encontré a Jesús en un Orfanato [Relato]

Hoy queremos compartir con ustedes una historia sobre encontrar a Jesús.

El siguiente relato es de Adopted for Life: The Priority of Adoption for Christian Families and Churches de Russell Moore esperamos que lo disfruten.

Cuando mi esposa María y yo por fin recibimos la llamada de que el proceso legal había terminado, y volvimos a Rusia para recoger a nuestros nuevos hijos, descubrimos que su transición del orfanato a la familia era más difícil de lo que habíamos supuesto.

Cuando mi esposa María y yo por fin recibimos la llamada de que el proceso legal había terminado, y volvimos a Rusia para recoger a nuestros nuevos hijos, descubrimos que su transición del orfanato a la familia era más difícil de lo que habíamos supuesto. Vestimos a los chicos con trajes que nuestros padres les habían comprado. Nos asintiócon la insondidad del personal del orfanato y salimos a la luz del sol, al terror de los dos chicos.

Nunca habían visto el sol, y nunca habían sentido el viento. Nunca habían oído el sonido de la puerta de un coche golpeando o tuvieron la sensación de ser llevados a 100 millas por hora por una carretera. Me di cuenta de que estaban temblando, y llegando de nuevo al orfanato en la distancia.

Le susurré a Sergei, ahora Timothy, ”¡Ese lugar es un hoyo! Si supieras lo que te espera: ¡un hogar con una mamá y un papá que te aman, abuelos y bisabuelos y primos y compañeros de juego y las Cajitas Felices de MacDonald’s!»

Pero todo lo que sabían era el orfanato. Era escuálido, pero no tenían otro punto de referencia. Era mi casa.

Sabíamos que los chicos se habían aclimatado a nuestra casa, que confiaban en nosotros, cuando dejaron de esconder comida en sus sillas altas. Sabían que vendría otra comida y no tendrían que luchar por los restos. Esta era la nueva normalidad.

Ahora están completamente americanizados, tal vez demasiado, capaces de reconocer el sonido de un microondas a partir de cuarenta metros de distancia. Aún recuerdo, sin embargo, esas manitas que buscan el orfanato. Y me veo allí.

La doctrina de la adopción no nos dice simplemente quiénes somos. Es un derecho legal, uno que somos propensos a olvidar. «Si son hijos, entonces herederos-herederos de Dios y compañeros herederos con Cristo», nos dice el Espíritu (Rm 8, 17).

No sé tú, pero la «herencia» era algo que, creciendo en mi mundo de clase trabajadora, nunca imaginé que se aplicaría a mí. Una «herencia» era algo que la gente rica dejó para sus hijos, para los mimados herederos del fideicomiso que podrían acelerar alrededor de Malibú en sus autos deportivos. Es difícil para nosotros imaginar el lugar de la herencia en el mundo en el que nuestra Biblia fue revelada por primera vez.

En el mundo de la Biblia, la identidad y la vocación estaban atadas a quien era su padre.

Los hombres fueron llamados «hijos de» todas sus vidas (por ejemplo, los «hijos de Zebedeo» o «Josué, hijo de Monja»). No había consejeros en la antigua Canaán o Capernaum del primer siglo, ayudando a los «adolescentes» a determinar lo que querían «ser» cuando «crecieron».

Un joven observó a su padre, aprendió de él y siguió sus pasos vocacionales. Es por eso que los «hijos de Zebedeo» estaban allí con su padre, cuando Jesús los encontró, «en su bote reparando sus redes» (Marcos 1:19-20). Cuando tu padre murió, la vocación te pertenecía.a transmitir a tu hijo.

Esta estructura de herencia es una imagen de algo más profundo, más real. La Biblia identifica a Jesús como Aquel que hereda las promesas hechas a Abraham, Isaac e Israel. Es el que se dice: «Tú eres mi Hijo» (Salmos 2:7), a quien se le da «las naciones como tu herencia, y los confines de la tierra como tu posesión» (Salmos 2:8).

La Biblia habla, paradójicamente, de nuestra adopción en Cristo como un acontecimiento pasado, pero también como futuro. «Esperamos ansiosamente la adopción como hijos», escribe Pablo, y nos dice lo que parece: «la redención de nuestro cuerpo» (Rm 8, 23).

Pertenecemos legalmente a nuestro Padre. Pero, mientras nuestros cuerpos estén muriendo, mientras el universo esté sufriendo de dolor a nuestro alrededor, parece que aún somos huérfanos. Sabemos que somos niños por fe, aún no a la vista.

Por eso es tan importante «sufrir». No es una autoflagelación, como si alguien en un monasterio en el Sahara fuera necesariamente más santo que alguien que no lo es. Todos los creyentes en Cristo, enseña la Escritura, nos sufrirán a todos. Serás glorificado, dice Pablo, si sufres con él. El problema con demasiados de nosotros no es que no suframos, sino que asumimos que solo los cristianos del Tercer Mundo o los misioneros heroicos están sufriendo. Mis hijos no sabían que estaban sufriendo en Rusia; lo sentirían como sufrimiento ahora.

Pero nos sentimos demasiado cómodos con este universo de orfanatos. Nos sentamos en nuestros bancos, o detrás de nuestros púlpitos, sabiendo que nuestros hijos ven dibujos animados «cristianos» en lugar de películas de corte. Votamos por los candidatos adecuados y conocemos todos los puntos de conversación correctos de «visión del mundo».

Y estamos contentos con el mundo que conocemos, solo ajustado un poco para nuestra identidad como cristianos. Es precisamente por eso que muchos de nosotros estamos tan atrofiados en nuestras oraciones, por qué nuestras oraciones rara vez alcanzan el nivel de «gruñidos demasiado profundos para las palabras» (Rm 8, 26).

Estamos demasiado adormecidos para estar tan frustrados como el Espíritu con la forma en que están las cosas.

«Sé que piensas que este orfanato terrestre es el hogar», habla nuestro Padre a través de profetas, apóstoles, conciencias e imaginación, «pero es un pozo comparado con el hogar». O, como dice el Espíritu por medio de la enseñanza de la adopción del apóstol Pablo: «Porque considero que los sufrimientos de este tiempo presente no valen la pena comparar con la gloria que se nos ha de revelar» (Rm 8, 18).

Quiero ver ese orfanato una vez más. Cuando los chicos son un poco mayores, tal vez doce o catorce, planeo hacer el viaje de nuevo, con ellos. Quiero que vean, sientan.de dónde vinieron. Es difícil imaginar ahora lo que pensarán de él. Probablemente odiarán la comida rusa tanto como yo.y esperarán poder pasar conmigo al McDonald’s en Moscú cuando podamos encontrarla.

En el orfanato, estoy seguro de que sus ojos se ensancharán a medida que caminemos por esos escalones de terror hacia esa puerta de terror con aspecto de película. Probablemente vayan a cojear por dentro, como yo, cuando vean a todos esos niños abandonados mirando desde las esquinas de las puertas adentro. Tal vez traten de repetir en sus mentes las circunstancias de las noches en que nacieron. No estoy seguro de lo que todos pensarán del orfanato.

Pero estoy seguro de que no lo llamarán hogar.