liberar preocupacion jesus

Como Librarse de la Preocupación a Través de Jesús

¿Alguna vez te has dejado vencer por el miedo?

Ya conoces el sentimiento. Un escalofrío te baja la columna vertebral. El estómago tiene una sensación de hundimiento. Tu boca se seca. Tal vez sucedió cuando estabas en una situación potencialmente mortal, o al menos pensaste que lo estabas.

Algunas personas realmente prosperan con el miedo y gastarán su dinero ganado con tanta fuerza para ser asustados de sus mentes. Irán a una película porque han oído que es realmente aterrador, o ir a un parque de diversiones para montar el paseo más extremo. Pero te guste o no, el miedo es una emoción muy real que la mayoría de nosotros preferimos evitar.

Desafortunadamente, el miedo tiene un amigo llamado preocupación, y los dos trabajan en tándem. Por ejemplo, tal vez algo te asusta, y empiezas a pensar en lo peor que podría pasar. ¿Y si esto sucede? ¿Y si eso pasa? Puedes preocuparte por un estado de pánico.

La investigación médica ha demostrado que la preocupación puede ser físicamente dañina. Puede afectar nuestros sistemas nerviosos y hacernos menos resistentes a las enfermedades. Los expertos han declarado que la preocupación excesiva puede acortar la vida humana. Es irónico que nos preocupemos por nuestras vidas, pero al hacerlo, podemos acortarlas.

Me alegro de que el apóstol Pablo se haya tomado el tiempo de abordar el tema de la preocupación y darnos el antídoto de Dios para ello:

No se angustien por nada, sino en todo por medio de la oración y la súplica, con acción de gracias, que sus peticiones sean a conocer a Dios; y la paz de Dios, que supera todo entendimiento, protegerá vuestros corazones y mentes a través de Cristo Jesús. Finalmente, hermanos, cualesquiera que sean las cosas verdaderas, cualesquiera que sean las cosas nobles, cualesquiera que sean las cosas que sean puras, cualesquiera que sean las cosas que sean preciosas, cualesquiera que sean de buen informe, si hay alguna virtud y si hay algo digno de alabanza-meditar en estas cosas (Filipenses 4:6-8 NKJV).

Cuando Pablo escribió estas palabras, no vivía en una torre de marfil, girando teorías poco prácticas. Estaba en circunstancias muy difíciles. Pablo quería ir a Roma a predicar, pero en su lugar, terminó allí como prisionero.

Ahora esperaba su destino. Su caso podría aparecer cualquier día. No sabía si sería absuelto o decapitado. Paul tenía mucho de qué preocuparse. Pero en medio de estas circunstancias, Pablo ofreció tres pasos que nos ayudarán a liberarnos de la preocupación.

El primer paso es orar correctamente (versículo 6-7).

Cuando nos agarra el miedo y la preocupación, tenemos que orar. Si quieres estar libre de preocupaciones, entonces necesitas ser una persona que ore. Jesús nos enseñó a orar: «Padre nuestro en los cielos, santificado sea tu nombre. Tu reino viene. Su voluntad está hecha. En la tierra como en el cielo» (Mateo 6:9 NKJV).

Cuando pones la voluntad de Dios por encima de la tuya y empiezas a orar y a pensar en Su grandeza, entonces todos tus problemas comienzan a encogerse, no porque se estén haciendo más pequeños, sino porque has comenzado a darte cuenta de lo grande que es Dios. Pone sus problemas en perspectiva.

Segundo, debemos dar el paso del pensamiento correcto (versículo 8).

Mantener la paz personal implica tanto el corazón como la mente. Si quieres paz en tu corazón, entonces tienes que poner tus pensamientos en orden, porque lo que pensamos en última instancia afecta lo que hacemos. Queremos cortar en el brote cualquier pensamiento que sea impuro o espiritualmente destructivo.

Isaías 26:3 promete: «Lo mantendrás en perfecta paz, cuya mente se queda en Ti, porque confía en Ti» (NKJV).

El tercer paso es vivir correctamente (versículo 9).

No se puede separar la acción externa de la actitud interior. Cuando vives una vida perversa, estás constantemente en turbulencia, porque el pecado siempre resulta en disturbios.

En contraste, cuando vives justo delante de Dios, tienes Su paz. Isaías 32:17 dice: «La obra de justicia será la paz, y el efecto de la rectitud, la tranquilidad y la seguridad para siempre» (NKJV).

¿Eres una persona que se ve afectada por la preocupación hoy?

Antes de que puedan conocer la paz de Dios, necesitan tener paz con Dios. Pero esto solo es posible a través de una relación personal con Jesucristo.

Si estás leyendo esto hoy y conoces a Jesucristo, entonces no tienes que preocuparte por el mañana. Dios tiene el control de tu vida. Puede que no sepas lo que nos detendría mañana, pero sabes quién aguanta mañana.