¿Por qué maldijo Jesús a la higuera?

Temprano en la mañana, mientras Jesús estaba de regreso a la ciudad, tenía hambre. Al ver una higuera junto a la carretera, se acercó a ella, pero no encontró nada en ella, excepto las hojas. Entonces él le dijo: «¡Que nunca vuelvas a dar fruto!» Inmediatamente el árbol se marchitó (Mateo 21:18-19).

Las higueras son para hacer higos.

Bastante simple, en realidad. Plantamos manzanos porque queremos manzanas, melocotones porque queremos melocotones, naranjos porque queremos naranjas e higueras porque queremos higos. ¿Podríamos preguntar de qué sirve un manzano que no produce manzanas? Será mejor que lo cortes. O maldecirlo, como Jesús hizo la higuera en Mateo 21:18-19.

¿Cómo sabía Jesús que la higuera estaba estéril? Porque las hojas y el fruto suelen aparecer casi al mismo tiempo. Ver una higuera cubierta de hojas pero sin fruto significaba que estaba estéril.

Simbolismo y contexto de la higuera maldita

Tres ideas nos ayudarán a entender esta historia:

En primer lugar, en el Antiguo Testamento, la higuera a menudo era un símbolo para la nación de Israel (Jeremías 8:13; Oseas 9:10).

En segundo lugar, también debemos observar que la maldición de la higuera se produce el lunes de la Semana de Pasión de Jesús, cuatro días antes de su crucifixión.

Tercero, esta historia se coloca junto a la historia de Jesús limpiando el templo en Jerusalén (Mateo 21:12-17). Los prestamistas de dinero habían convertido la casa del Señor en una guarida de ladrones. Eran especuladores que intercambiaban moneda extranjera y también vendían los animales que los adoradores de ciudades lejanas compraban sacrificar ante el Señor. Mediante la astuta comercialización, podían cobrar tasas exorbitantes y hacer una matanza a los peregrinos que venían a adorar. Toda la escena enfureció a nuestro Señor porque sabía que el templo debía ser una casa de oración para todas las naciones.

El significado de la parábola de la higuera

Maldecir la higuera era la manera de Jesús de decir que toda la nación se había vuelto espiritualmente estéril ante el Señor. Tenían la forma de religión, pero no la realidad. Sabían las palabras correctas para decir, pero sus corazones estaban lejos de Dios.

Otro pasaje bíblico sobre la parábola de la higuera

Comparar y contrastar dos relatos de la misma historia da a los lectores el beneficio de diferentes perspectivas y detalles. En el relato de Marcos (Marcos 11:12-14), leemos la parábola de la higuera antes de llegar a Jesús despejando las cortes del templo. Mientras que el relato de Mateo, el orden de la historia se intercambia.

«Al día siguiente, cuando salían de Betania, Jesús tenía hambre. Viendo a lo lejos una higuera en la hoja, fue a averiguar si tenía alguna fruta. Cuando llegó a ella, no encontró nada más que hojas, porque no era la temporada para los higos. Entonces le dijo al árbol: ‘Que nadie vuelva a comer fruta de ti’. Y sus discípulos lo oyeron decirlo.» (Marcos 11: 12-14).

Importancia cultural de las higueras

Según la Guía para el Estudio de las Escrituras de Smith, la higuera era muy común a la zona tanto en la época bíblica como en la actualidad.  Y era de conocimiento común en la época de Jesús que si veías hojas en una higuera, también podías esperar fruto a menos que el árbol estuviera estéril.

A lo largo de la Biblia (1 Reyes 4:25; Miqueas 4:4; Zacarías 3:10), sentado bajo su propia higuera había una frase común que simbolizaba la paz y la prosperidad.