significado ultima cena

La Última cena: Significado de su Simbolismo

La Última cena, que tuvo lugar horas antes de la crucifixión del Señor, era un Seder (observación de la Pascua).

Anteriormente, los símbolos de la fiesta solo habían apuntado a la redención de los hebreos de Egipto. Pero ese jueves por la noche, Jesús reveló el significado mesiánico de dos símbolos: el pan y el vino.

¿Qué es Seder de la Pascua?

En un Seder, una bolsa de tela con compartimentos separados contiene tres hojas de matzoh, o pan sin levadura. El matzoh medio se retira y se divide. La mitad se rompe y distribuye; el otro está envuelto en una servilleta, escondido, y comprado de nuevo después de que se encuentra.

Simbolismo del Pan en la última cena

Rompiendo el pan, Jesús dijo: «Toma, come; este es Mi cuerpo» (Mateo 26:26). En la Escritura, la levadura simboliza el pecado, por lo que el pan sin levadura representa a Dios santo.

En la bolsa dividida, los matzohs están unidos pero distintos, una imagen de la Trinidad. El pan del medio significa el Hijo, que dejó el lado de Su Padre para morar entre nosotros (Gálatas 4:4) y fue quebrantado por la humanidad (Isaías 53:5), envuelto en un paño de entierro (Mateo 27:59), escondido en una tumba (v. 60), y resucitado (28:6). Nuestra redención fue, de hecho, costosa (1 Corintios 6:20).

Simbolismo del vino en la última cena

El vino, el otro símbolo que Jesús destacó, se vierte cuatro veces en un Seder. Los eruditos creen que es la tercera copa —conocida como la copa de la redención— que llamó «Mi sangre del convenio, que se derrama para muchos para el perdón de los pecados» (Mateo 26:27–28).

Al hablar de Jesús, siga Su ejemplo de conocer a las personas donde están en su entendimiento y luego llevarlos a una conciencia más profunda. Y a medida que tomen la Comunión, miren hacia atrás en lo que Cristo  hizo por ustedes, esperen con ansias Su regreso y recuerden que es nuestra Pascua (1 Corintios 5:7).

Simbolismo del compromiso en la última cena

La sangre de Jesús nos limpia del pecado. Comenzando con Adán y Eva, Dios requirió un sacrificio de sangre para cubrir las transgresiones (Génesis 3:21; Levítico 17:11). Pero esto era solo una solución temporal, ya que la siguiente ofensa requería otro sacrificio. Jesús fue la respuesta permanente de Dios al problema: tomó sobre Sí todo pecado – pasado, presente y futuro – y murió para pagar la pena completa.

Cuando un creyente recibe la salvación, es consagrado – o apartado al Señor. Su pecado es perdonado, y recibe la vida eterna, así como el Espíritu Santo morador. Pero si a veces olvida que pertenece al Señor, puede ceder a la tentación. El pan y la copa brindan la oportunidad de recordar lo que el Padre espera de Sus hijos y de renovar el compromiso de obedecer.

Simbolismo de la Comunión en la última cena

La Cena del Señor es también un momento para estar en comunión. Estamos conectados no sólo con el Señor que nos salvó, sino también con los creyentes pasados y presentes. Entre los miembros de la familia de Dios, encontramos consuelo y apoyo, tal como lo hicieron los discípulos y la iglesia primitiva.

La Cena del Señor es un buen momento para detenernos y recordar lo que Jesús nos ha dado. Participe solemne y agradecidamente.