llaves reino de dios

¿Cuáles son las «Llaves del Reino de Dios»?

Uno de los momentos más dramáticos de la vida de Jesús se registra en Mateo 16:13-20. Después de preguntar a sus discípulos quiénes pensaban que era, Pedro lo identifica con razón como «el Cristo, el Hijo del Dios Viviente» (16:16).

Momentos después Jesús le dice esto a Pedro: «Te daré las llaves del reino de los cielos, y todo lo que atas en la tierra será atado en el cielo, y todo lo que pierdas en la tierra será suelto en el cielo» (16:19). Entonces, ¿cuáles son las llaves del reino?

Cuando Jesús vino a la región de Cesarea Filipo, preguntó a sus discípulos: «¿Quién dice la gente que es el Hijo del Hombre?»

Ellos respondieron: «Algunos dicen Juan el Bautista; otros dicen Elías; y aún otros, Jeremías o uno de los profetas.» «Pero, ¿qué pasa con usted?», Preguntó. «¿Quién dices que soy?» Simón Pedro respondió: «Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios viviente.»

Jesús respondió: «Bienaventurado eres, Hijo Simón de Jonás, porque esto no te fue revelado por carne y sangre, sino por mi Padre en los cielos.  Y te digo que eres Pedro,[1] y en esta roca construiré mi iglesia, y las puertas de Hades no la superarán.

Te daré las llaves del reino de los cielos; todo lo que atas en la tierra será atado en el cielo, y todo lo que pierdas en la tierra será soltado en el cielo.» Entonces ordenó a sus discípulos que no le dijeran a nadie que él era el Mesías. -Mateo 16:13-20

Simbolismo de las Llaves del Reino

Tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, las llaves simbolizan poder y autoridad. La naturaleza de ese poder y autoridad varía en función del contexto. Isaías 22:22 se refiere a «la llave de la casa de David», que en el contexto se refiere a la autoridad del mayordomo que administra la casa del rey.

Esa misma imaginería se aplica al Cristo resucitado (Ap 3, 7), que también tiene «las llaves de la muerte y del Hades» (Ap 1, 18). En Lucas 11:52, Jesús afirma que los expertos en la Ley Judía «han quitado la llave del conocimiento».

En otras palabras, a través de su hipocresía no solo no han podido entrar en el reino de Dios ellos mismos, sino que también han impedido que otros entren.

Esta referencia a la clave del conocimiento arroja luz sobre la expresión «claves del reino» aquí. Por medio de la fiel proclamación del Evangelio por parte de Pedro, Pedro abrirá la puerta del reino a los que respondan con fe, al mismo tiempo que la mantendrá alejada de los que no lo hacen. Debido a que el Evangelio determina lo que está atado y lo que está suelto, las acciones de Pedro de atar y perder aquí en la tierra expresan el veredicto del cielo mismo.

Si bien el enfoque en este pasaje es Pedro, esta misma autoridad se extiende a toda la iglesia en Mateo 18:18. Jesús usa el mismo lenguaje de atar y perder en el contexto de cómo la iglesia debe manejar a los pecadores impenitentes. Cuando la iglesia sigue la enseñanza de Jesús, pueden estar seguros de que sus acciones de atar y perder son una extensión de las acciones de Dios en el cielo.

Por lo tanto, cuando se trata de la autoridad y el poder de las llaves del reino, no es algo que descanse en Pedro como individuo o incluso en la iglesia como institución.

Esto se debe a que la autoridad final descansa en el Evangelio mismo. Gálatas hace que este punto sea cristalino. En 1:6–9 Pablo subraya que si alguien —incluso él o un ángel del cielo— predica un evangelio que no sea el que predicó, está bajo la maldición eterna de Dios. Más tarde en la carta, Pablo relata una época en la que reprendió públicamente a Pedro porque su «conducta no estaba al mismo que la verdad del Evangelio» (Ga 2, 14).

Por lo tanto, las llaves del reino son el don de Dios a su pueblo para declarar el veredicto del cielo sobre quién entrará y no entrará en el reino basándose en su respuesta al Evangelio. Como tal, todos los que predican y enseñan fielmente el Evangelio pueden ejercerlos bajo la autoridad de Jesucristo mismo.