jesus abandono su vida

¿Abandonó Jesús Su Vida?

El Señor Jesús murió como nadie más. Su vida no le fue arrebatado; Lo dejó de sí mismo. Esta fue Su afirmación: «Por esta razón el Padre me ama, porque pongo mi vida bajo su poder. Nadie me lo quita, pero lo pongo por mi propia voluntad. Tengo autoridad para establecerlo, y tengo autoridad para retormarlo. Este cargo que he recibido de mi Padre.» (Juan 10:17-18).

La evidencia más convincente de esto se vio en el compromiso de Su espíritu en las manos del Padre.

En Mateo 27:50 leemos: «Jesús, cuando había llorado de nuevo con voz fuerte, cedió su espíritu.» Pero esta traducción no saca a la vista la fuerza apropiada del original: el significado del griego es que «desestimó Su espíritu».

Esta expresión es más apropiada en Mateo, que es el evangelio real, presentando a nuestro Señor como «El Hijo de David, el Rey de los Judíos.» Tal término es muy adecuado en el evangelio real, ya que el acto del Señor connota una de autoridad, como de un rey que despide a un siervo.

La palabra utilizada en Marcos -que presenta a nuestro Señor como el siervo perfecto- es la misma que en nuestro texto -tomada de Lucas, el evangelio de la hombría perfecta de Cristo- y significa: «Respiró Su espíritu».

Era Su resistencia pasiva de la muerte. En Juan, que es el evangelio de la gloria divina de Cristo, el Espíritu Santo emplea otra palabra: «Inclinó la cabeza y entregó el espíritu» (Juan 19:30), o «entregado» tal vez sería más exacto. Aquí el Salvador no «encomienda» Su espíritu al Padre, como en el evangelio de su humanidad, sino que, de acuerdo con su gloria divina, como quien tiene pleno poder sobre él, ¡entrega Su espíritu!

El final ya estaba llegado. Conquistado por la muerte, Jesús llora con una voz fuerte de fuerza inagotable y entrega Su espíritu en las manos de su Padre, y en Su singularidad se manifestó.

Nadie más hizo esto ni murió de esta manera. Su nacimiento fue único. Su vida era única. Su muerte también fue única. Al «dejar» Su vida, Su muerte se diferenció de todas las demás muertes.

¡Murió por un acto de su propia voluntad! ¿Quién más que una persona divina podría haber hecho esto? En un mero hombre habría sido un suicidio, pero en él era una prueba de Su perfección y singularidad. ¡Murió como el Príncipe de la Vida!