ansia jesus cumplir profecia

El Ansia de Jesús por Cumplir la Profecía

Para obtener la fuerza primaria de la quinta expresión cruzada de Jesús, debemos notar su entorno: «Jesús sabiendo que todas las cosas se habían logrado ahora, para que se cumpliera la Escritura, dijo: Tengo sed» (Juan 19:28).

La referencia es al Salmo 69 – un salmo mesiánico que describe tan gráficamente Su pasión. En él, el espíritu de profecía había declarado: «Me dieron veneno para la comida, y para mi sed me dieron vino amargo para beber» (v. 21).

Esto aún no se cumplió. Las predicciones de los versículos anteriores ya habían recibido cumplimiento. Se había hundido en el «mire profundo» (v. 2); Había sido «odiado sin causa» (v. 4); Tenía «reproche y vergüenza» (v. 7); Había «convertido en un extraño para sus hermanos» (v. 8); Se había convertido en «un proverbio» para Sus injurias, y «el canto de los borrachos» (vv. 11, 12); Había «lloró a Dios» en Su angustia (vv. 17-20) – y ahora no quedaba nada más que ofrecerle la bebida de vinagre y agallas, y para cumplir esto gritó «Tengo sed.»

¡Cuán completamente poseído era el Salvador!

Había colgado de esa cruz durante seis horas y había pasado por un sufrimiento sin igual, sin embargo, Su mente está clara y Su memoria no se ha visto mal. Tenía delante de Él, con perfecta distinción, toda la verdad de Dios.

Revisó todo el alcance de la predicción mesiánica. Recuerda que hay una escritura profética sin ser comida. No pasó por alto nada. ¡Qué prueba es esto de que era divinamente superior a todas las circunstancias!